Desarrollamos nuestras herramientas en un espacio natural que invita a la relajación para poder centrarnos en las cosas realmente importantes.
Mediante preguntas abiertas o a través de nuestra propia intuición se produce una toma de conciencia que hace posible que veamos todas las manzanas del cesto.